>En la cama su silueta

>


Se dibuja cual promesa

de llenar el breve espacio
en que no está.

Pablo Milanés – El breve espacio en que no estás

Cuando los pliegues en la sábana de seda tomaron forma de aquella mujer de sus olvidos, sintió al instante su cerebro remecer, alterando sus respiros, nublando sus pupilas, colapsando su alma por la incertidumbre de aún desearla, extrañando cada segundo la cadencia de su piel capulí, y esa intensa humedad sentida – a pelo – muy dentro de ella.

Ahora, solo le quedaba la miseria de no poder amarla.

Miró el calendario para ubicar el día en que por última vez ella durmió en su pubis: tuvo que retroceder muchas tarjetas para llegar al pasado otoño bisiesto.

Entonces, en un vano intento por olvidarla, lanzó las sábanas a la calle, para alegría de algún ropavejero, de los muchos que deambulan por las veredas de esa ciudad gris.

El breve espacio en qué no estás – Richard Villalón

Anuncios