>Su pequeña huella …

>


Cinco sirenitas te llevarán

por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos
harán
una ronda a tu lado.
Y los habitantes del agua
van a jugar
pronto a tu lado.
Alfonsina y el mar – Félix Luna & Ariel Ramírez

Caminaron hasta el atardecer, sintiendo la brisa sobre la piel desnuda.

En silencio, tomados de la mano, lanzaron a la mar piedras grises, pardas y negras, observando cómo, tras un brusco contacto, se perdían en la inmensidad del oceáno y el horizonte.

De pronto, ella soltó la mano de su amante, y avanzó hacía el mar: estaba serena, pensativa, con los rizos al viento que escondían sus sentimientos y su mirada.

Él supuso que reflexionaba sobre el destino de esas dichosas piedrecitas – escogidas al capricho de sus instintos – que dejaban su condición inerte para explorar nuevos mundos. Quién sabe donde las llevará la corriente: quizá terminen en el fondo del oceáno para ser cubiertas, indefectiblemente, por las algas marinas, o quizá convertirse en el último asilo de una estrella de mar.

– Envidio a las piedras – le susurró, convencida.

Mercerdes Sosa – Alfonsina y el mar

Anuncios