>La derecha de la izquierda

>

Nosotros somos la avanzada,
la derecha de la izquierda,
los demás no entienden nada,
son unos negros de mierda.
Somos pocos pero buenos
y gritamos siempre unidos:
El pueblo bien vestido
jamás será vencido
 Ignacio Copani – Los Cultos

Curiosa lógica, la de los cultos: estaba bien aliarse a los radicales y les daba lo mismo, ya que no pensaban ganar. Cuando inesperadamente les resultó en victoria, esa misma alianza  es contranatura, les impide ser comparsa de un ex-presidente, culto él, que habla de una economía de rostro humano, pero solo sabe de etiquetas azules, usar el mismo terno del genocida mundial de turno, regalarle su mejor sonrisa y mucho gas a los amigos de sus amigos.
Extraño raciocinio de los cultos, imposible de entender para los ignorantes como usted o yo: se esmeran en postular a un militante de dos meses de trayectoria en el Partido Culto, con pasado  no muy cultivado que digamos. Un señor de espíritu emprendedor que, en su best-seller injustamente ignorado por la Academia Sueca, afirma que Francisco Pizarro fue el primer emprendedor de estas tierras: !ya no es conquistador, invasor, asesino del inca, ni saqueador de riquezas, oiga usted!.
Luego, este emprendedor émulo de Cornejo y Og Mandino, decide no presentarse a elecciones primarias ante la renovación de la alianza con los radicales, otrora buenos y ahora malos. Los demas cultos capitalinos maldicen y son infidentes en siete idiomas y dos blogs, amenazando muy ilustradamente abandonar el barco. Hay que entenderlos, los cultos se bañan en agua florida, llueve pero no se mojan,  y purifican el ambiente para salvar el planeta: son la vanguardia, la derecha de la izquierda.
Hay otros no tan cultos fuera del Partido Culto, pero cultos al final: el ya mencionado ex-presidente que regresa cada cinco años a tentar fortuna; la hija adoptada de un asesino y ladrón, cultísima gracias al desfalco de todos los peruanos; una ex-ministra orquesta, muy cultivada y experta en causar masacres y firmar tratados de libre esclavitud; un banquero norteamericano con mas acres en los yunaites que simpatizantes en Perú; un ex-alcalde que carece de ideología por temor a perder la única idea que parió. Son lo mismo y son igual.
También estan los incultos, atilas, gentiles, chunchos que exigen barbaridades impropias del Siglo XXI : Seguridad Social, derechos laborales similares a los de 1945, transnacionales que paguen impuestos de acuerdo a sus ganancias, y comunidades con derecho inalienable a decidir si  tener o nó relaves en sus tierras. Todas estas ideas son evidentemente cavernarias, proto-dictadoras, ignorantes ante los ojos de los cultos, esos bien vestidos que jamás serán vencidos.

Anuncios

>Adios Muchachos

>

Adiós, muchachos, compañeros de mi vida,
barra querida de aquellos tiempos.
Me toca a mí hoy emprender la retirada,
debo alejarme de mi buena muchachada.
Sanders & Vedani – Adios Muchachos 
Tangos añejos, que suenan como de ayer: los inmorales nos siguen igualando,  y postulan a la presidencia; asesinan niños y al mundo nadie le importa; se vuelve con la frente marchita al barrio para decir adios a los muchachos que viven un futuro distinto al prometido por los políticos y el mercado.

La vida es un tango, por eso la voz de Carlitos grabada hace ochenta años suena mucho más actual que los disfuerzos de un baladista cualquiera de estos tiempos.

>Mas yo seguiré soñando travesuras

>

Dirán que pasó de moda la locura,
dirán que la gente es mala y no merece,
mas yo seguiré soñando travesuras
(acaso multiplicar panes y peces)
Silvio Rodríguez – El Necio

 
A Silvio rodríguez, trovador y necio.

Imagínate y supón que la era está pariendo un corazón por quien merece amor como una canción urgente,  para secar un llanto en estos días del reino de Todavía, cuando dan ganas de soltarlo todo y largarse por causas y azares, tocando fondo la vida, del sueño a la poesía, esperando el día feliz que está llegando con diez años de menos, cual trovador errante de barro negro que no quiere estar lejos de la casa y el árbol, y se demora, dejando en testamento paladar, ala de colibrí, caballo místico y rabo de nube. 
 
El Trovador antiguo los dejó al porvenir, a la familia, la propiedad privada y el amor…¿Qué se puede hacer con el amor? Sólo el amor que ya vivió, que ya se fue, al son desangrado de una pequeña serenata diurna, preludio de sueño de una noche de verano y mujeres soles, ¡oh Melancolía!

En este monólogo – esto no es una elegía – río y te doy una canción, la canción del  joven soldado, del elegido que llegó de San Antonio de los Baños, y de Mariana que quiere ser Eva. En esta canción planteo el necio problema de andar como hormiguita, trepando el dulce abismo, como el rey de las flores, entre  mariposas, desnudo y con sombrilla, juntito a la mentira y la verguenza, cual escaramujo; sin mirar hacía el porvenir ni preguntar: ¿Qué hago ahora?, entre flores nocturnas y sueño valseando, ver navegar nubes de alivio, sin pensar en cierta historia de amor y en el viento, que eres tú.  

 

>Viva el harapo, señor

>

 Imagen Tomada de aqui


Que fácil es suspirar
ante el gesto del hombre que cumple un deber
y regalarle ropitas
a la pobrecita
hija del chófer.

Que fácil de enmascarar sale la oportunidad.
Que fácil de apuntalar sale la vieja moral,
que se disfraza de barricada
de los que nunca tuvieron nada.
Qué bien prepara su máscara el pequeño burgués.


Que fácil es escribir algo que invite a la acción
contra tiranos, contra asesinos,
contra la cruz o el poder divino,
siempre al alcance de la vidriera y el comedor.
Silvio Rodríguez – Canción en harapos
En un país donde reunirse en las calles y parecer “hostil” puede ser delito o causal de ser baleado por la policía, puede sonar irónico afirmar que las redes sociales son señales de activismo en ebullición, con miles de personas adheridas a múltiples causas que llenan cada rincón del Facebook o Twitter.
Gracias a la invitación de Juan Arellano (@cyberjuan), me he permitido intentar responder algunas interrogantes : ¿Es posible ser voluntario en tiempos marcados por el individualismo? ¿Cúal es la diferencia entre el activista y el oportunista? ¿Cuándo termina la solidaridad y empieza el egoísmo? . Quizá al término de estas líneas tenga mas preguntas que respuestas, pero vale la pena el intento.

El Voluntario y el individualismo

Vivimos tiempos en que lo gremial es vilipendeado, la búsqueda del bien común es letra muerta y la desconfianza prima entre extraños. En este contexto las redes sociales surgen en determinados estratos como un producto comprensible: el individuo no necesita salir de su casa, visitar un café o una plaza para socializar.

Puede el individuo desde su hogar invitar a la acción o al boicot, construir su conciencia,  participar desde su individualismo en diferentes campañas: contra el hambre, la miseria, la guerra, a favor de los pobres o los animales abandonados, en cualquier parte del orbe.

La pregunta es ¿cuánto de indignación  y de compromiso verdadero hay en eso?  Aproximadamente solo un 10% de los inscritos en algún activismo virtual pasa a la real acción; sea en marchas, plantones,  adhesiones con firmas, donaciones o visitas como voluntario. Siempre escucho maldecir que a una  convocatoria lleguen apenas 10 personas cuando se han apuntado 100.

Es díficil ser activista cuando desde la escuela te meten en la cabeza la necesidad de ser “líder” y alcanzar el “éxito”. Es necesario ir contra la corriente y apartarte de esos esquemas mentales en primera persona, para pensar en el prójimo, confiar en el y tomar partido por sus causas activamente.

El activista y el oportunista
No es fácil ser activista. Se necesita de constancia, compromiso y mucha fortaleza moral para no quebrarse al ver tanta injusticia, dolor y desigualdad. No es solamente asistir a eventos, llevar donaciones, salir en las fotos y esperar un nuevo llamado o el próximo año para sentirse un poco con la conciencia tranquila.
El activista es una persona realmente comprometida con las causas a las que se une. Conoce el origen del problema y participa buscando una solución más allá del bálsamo, ensuciándose la camisa sin temores, distinciones o prejuicios hacía el otro. 

El oportunista parte de su propio ego o sus demonios internos, cree en la caridad pero desconoce la justicia. Sabe que, mostrándose solidario o activista puede ganar cierto prestigio en ciertos círculos sociales a los que nunca tendría acceso.Y en esta era, donde la imagen lo es todo, conviene más las máscaras que la toma de conciencia.

El activista y el oportunista pueden coincidir y mezclarse, ¿cómo diferenciarlos, sea en vivo o virtualmente? Al oportunista solo lo ves defendiendo los derechos de los “visibles” – personas con cierto status – pero calla cuando se trata de defender a los “invisibles” – los anónimos – ya que de ellos ganará poco o nada. 

El activista no se aggiorna, el oportunista hace de eso una forma de vida. Recuerdo cuando ocurrió la masacre de Bagua las bizantinas discusiones de oportunistas, condenando el uso de la palabra genocidio, para lo ocurrido con los Awajun, mientras trataban de ocultar la inmensa culpabilidad del gobierno en tantos nativos y policías asesinados, dirigentes perseguidos, radios cerradas y periodistas presos con discursos tan penosos como ridículos.

Solidaridad y Egoísmo
Hace unos días, supe que un joven, de buena reputación en el mundo virtual y real, mejores contactos y familia bien, negó ayudar a una señora muy humilde, que hace una labor muy sacrificada para rescatar y mantener a casi 40 animales, entre perros y gatos. – “no los tiene en buenas condiciones”, habría espetado.

Meses atrás, un grupo de activistas 2.0 organizó un evento de caridad, donde parte de lo recaudado sería para una señora animalista con buena prensa y auspicios, pero que tenía serias denuncias de “eutanizar” animales sanos. Después del escándalo inicial decidieron no hacer descargos ni  dar explicaciones, por el bien de su buena imagen y prestigio: “el tema está superado, no nos van a destruir”, pareciera ser su lema.

La pregunta es ¿No se debe ayudar a los que más lo necesitan? ¿La solidaridad solo debe ser para los que si tienen y así sean mejor publicidad?

Se supone que es deber de los que se llaman activistas 2.0 y reciben miles de soles en donaciones ayudar los casos mas urgentes. A veces el ego o la soberbia se disfrazan de buenas intenciones. Afortunadamente, lejos de los followers y los miles de amigos del Facebook, se juntan los voluntarios de a pie, construyendo casas de ladrillo sobre otrora tierra y cartones si fuese necesario.

>Si gana la misma gente

>

Se acercan las elecciones
otra vez, otra vez
si gana la misma gente
ta´mos jodío otra vez
Alí Primera – Otra vez
 En Perú, cuando los dueños de la pelota pierden las elecciones, éstos se olvidan de sus  fingidos modales democráticos y se les sale el corazoncito facho y gamonal: ensucian el conteo, demoran el proceso, manipulan a su antojo las cifras, dinamitan la esperanza y la legítima celebración de los demonizados de siempre, que se ganaron el triunfo a base de sudor, unidad y esfuerzo, como no se veía desde 1983.
 Tanto les duele a los viejos prolongadores del pasado, cantores del ficticio paraíso de hoy, que amenazan con impugnar las 4 mil actas que quedan, sin importarles gastar centenas de miles de dólares, producto de las donaciones de empresarios, rentistas y traficantes.
Es que nunca la vieron venir. Ni en sus peores pesadillas soñaron perder Lima, su otrora irreductible bastión. Mucho menos frente a una Alianza de Izquierdas, siempre satanizados o tildados de rojos, violentistas, retrógrados. La eterna candidata de los ricos y de los narcos ha tenido su más dolorosa derrota, pese a las  absurdas explicaciones de “expertos” para parecerla triunfadora, o perdedora por un estrecho margen: perder una elección donde llegó a tener 30 puntos de ventaja, faltando 3 meses, es una derrota inobjetable.
Como si Lima estuviera conectada por carretas o canoas, y en el sistema de cómputo se usaran las recordadas Intel 286, a veinte días de las elecciones aún el JNE no puede llegar a un resultado final. Distritos populosos como Comas, Puente Piedra e Independencia apenas rozan el 70% de actas hábiles, las demás están secuestradas bajo el título de observadas. Quizá a los dueños de la pelota les encantaría que esos distritos y sus gentes no existieran o no formaran parte de “su” Lima.

Así, obviando estos distritos, los dueños del poder y sus títeres han creado una ficticia situación de virtual empate técnico, esperanzados quizá en que la gente baje la guardia y anulen entre gallos y medianoches las casi 4 mil actas observadas y que quedan por deliberar. También esperan que la desazón cunda en los sectores de izquierda, armando campañas apoyados en cierta prensa sirviente y los Quinta Columna de siempre, aquellos que se dicen llamar progresistas pero hacen guiños a la derecha, critican a sectores de izquierda por no haberlos  invitado al baile, o simplemente querer torpemente quedar bien con otros candidatos para las futuras elecciones.

(Click en la tabla para ampliar)

Dicen los que saben de estadística y no marean con vectores, que un resultado electoral al 90% de avance es casi imposible que cambie. Pero también dicen que debe representar el universo de votantes. En esta tabla que adjunto se incluye una estimación del resultado final, incluyendo a los distritos olvidados por el JNE: en ella la actual ventaja de 16 mil votos sube a 40 mil, duplicando el porcentaje de ventaja. Si el conteo fuera uniforme, hace bastantes días tendríamos virtual alcaldesa.

Todo esto no es casualidad, ni culpa del poco presupuesto del Sistema Electoral. Esto ha sido el esperado colofón de una campaña electoral vomitiva por parte del gobierno y sus aliados, ante una derrota inevitable.

Los peruanos no somos ingenuos, ya no nos creemos viejos cuentos de un país que avanza,  con un presidente desquiciado que es el mal menor ante sindicalistas incendiarios. La mayoría quiere un cambio, estamos hartos de autoridades abusadoras y corruptas,  campesinos masacrados, empresarios que hacen de la plusvalía un arte, un Seguro Integral que no cubre  ni integra nada, de seguir vendiendo riquezas por espejos con brillo y coimas para los ministros.

No solo Lima ha hablado, la mayoría del país lo ha hecho también, ante el horror de quienes creían que todo estaba atado, y solo les quedaba imponer en las próximas elecciones presidenciales la disyuntiva de elegir entre la hija de un asesino y ladrón, o un oscuro político experto en endeudar instituciones y forrarse los bosillos hasta reventar.

>Milonga al amigo fiel

>


En mi largo andar y andar

un perro supe tener,
tan humano que a mi ver
solo le faltaba hablar. 
Rossi & Guaraní –Milonga al amigo fiel 

Parafraseando al querido Brecht, hay quienes dan lo que les sobra, a veces, y son buenos; otros dan lo que les falta, a veces, y son mejores. Pero hay unos pocos que dan lo que les falta a quienes más lo necesitan, todos los días: esos son los imprescindibles. Uno de ellos es Claudia Toledano.
Fotos gracias a Coco Estéves, @psicosour .

Claudia vive en una humilde morada limeña, con su familia humana y los que ella llama “sus angelitos”:  una veintena entre perros y gatos rescatados del abandono y el abuso. Hay desde cachorros rescatados de las orillas del río, hasta perros viejos que dieron una vida a cuidar y engreir a sus dueños, para ser abandonados a su suerte, como quién se deshace de un  harapo. 

El de la foto es un perro de aproximadamente ocho años, obediente y tranquilo, sale al parque y le gusta jugar con Claudia y sus hijos. Su dueño lo botó de la casa para comprarse un cachorro. Luego de varios intentos por regresar y ser echado sin misericordia, fue rescatado de la intemperie por una activista y llevado a la casa-refugio de Claudia, en un viaje de casi dos horas de distancia. Luego de unos meses de depresión, por fin superó la tristeza y se acostumbra de a pocos al calor de hogar. Claudia sabe que, por su edad es díficil que alguien lo quiera tener, por eso ella lo ha adoptado, velando para que tenga una mejor calidad de vida, con alimento de acuerdo a su condición de adulto mayor.
 
Así, Claudia los rescata y cuida en su hogar-refugio: los alimenta, sigue un tratamiento a los que llegan enfermos, cura sus heridas y quemaduras, físicas y del alma; porque estos animales tienen más sentimientos que los mal llamados seres humanos que los abandonaron y torturaron.
Claudia recibe periódicamente la visita solidaria de activistas pro-derecho de los animales, quienes le llevan comida, abrigo y medicinas. Otros  llegan a adoptar animales y les dan una nueva oportunidad para tener un hogar. Quien haya visto a Claudia con sus “angelitos” puede dar fe del afecto que ella les tiene, producto del vivir el día a día, con penas y alegrías, siempre con una gran energía e inmensas ganas de vivir que resulta conmovedor compartir esa experiencia al menos unas horas.
Claudia tiene un corazón de oro, pero necesita de ayuda para llevar a cabo su misión diaria. Su hogar-refugio requiere urgentemente de un cerco más seguro en el patio trasero, que evite que los animales se escapen y pierdan, corran el riesgo de ser atropellados o envenenados, pues allá afuera hay personas que no solo no ayuda, si no que pone en peligro la vida de seres indefensos. También es necesario un muro colindante con una casa contigua, cuya propietaria le molesta el amor que existe entre los animales y Claudia, llegando a amenazarlos y atentar contra sus vidas.

Hay una frase que dice: “Para que el mal triunfe, basta con que los hombres buenos no actúen”. No permitamos que el mal gane, que los animales sufran, que todo el esfuerzo diario de Claudia tenga sinsabores y dolores ante el accidente de uno de sus “angelitos”. Hágamos algo para que la labor de Claudia sea más segura, y ellos estén mas tranquilos. La realidad dice que la mayoría de animales se quedan a vivir con  ella y forman parte de su familia, de su hogar-refugio.
Toda ayuda es bienvenida, todo esfuerzo es valioso. Confío en que al menos una persona de los amigos que se dan el tiempo de pasar por este breve espacio se sumen a esta cadena solidaria; entonces estas letras  emocionadas no habrán sido en vano.

Para contactarse y colaborar con el hogar-refugio de animales abandonados de Claudia Toledano:
Correo electrónico claudiatoledano50@yahoo.com
Teléfono móvil 975045922
Otro número 5523193

Dirección AA.HH Los Rosales de Pro Mz S lt 20
Página Oficial de Claudia Toledano en Facebook. Aquí
El Domingo 17/10, visita al hogar-refugio de Claudia Toledano. Aquí.

>Se la pasa manoseando caramba zamba su dignidad

>



Arrímese mas pa’ ca
aquí donde el sol calienta,
si uste’ ya está acostumbrado
a andar dando volteretas
y ningún daño le hará
estar donde las papas queman.

Usted no es na’
ni chicha ni limoná
se la pasa manoseando
caramba zamba su dignidad.

 

Víctor Jara – Ni chicha ni limonada
Como una veleta en ventisca, el oportunista va sin dirección, solamente guiado por su olfato, en busca de  su  propio beneficio: de sur a norte, de derecha a izquierda, y viceversa.

No duda en traicionar su propia palabra, ya que el honor – como la amistad – para él es circunstancial: el oportunista, que siempre votará por el mal menor, la mentira travestida de verdad,  consolándose pensando  todos son iguales a él. 

El que siempre cuando llueve no se moja, que prefiere andar por la sombrita cuando las papas queman, el que no es ni chicha ni limoná, mira aterrorizado cuando la fiesta popular comienza y él no ha sido invitado.

Entonces el oportunista hará lo que mejor sabe hacer: adular de frente y golpear de espaldas, sirviendo como caja de resonancia ante los panfletos de quienes dicen amar la democracia, pero la boicotean cuando su candidato – el favorito de los medios, los inversionistas y los corruptos –  pierde ante sus propios ojos desesperados.