>Si gana la misma gente

>

Se acercan las elecciones
otra vez, otra vez
si gana la misma gente
ta´mos jodío otra vez
Alí Primera – Otra vez
 En Perú, cuando los dueños de la pelota pierden las elecciones, éstos se olvidan de sus  fingidos modales democráticos y se les sale el corazoncito facho y gamonal: ensucian el conteo, demoran el proceso, manipulan a su antojo las cifras, dinamitan la esperanza y la legítima celebración de los demonizados de siempre, que se ganaron el triunfo a base de sudor, unidad y esfuerzo, como no se veía desde 1983.
 Tanto les duele a los viejos prolongadores del pasado, cantores del ficticio paraíso de hoy, que amenazan con impugnar las 4 mil actas que quedan, sin importarles gastar centenas de miles de dólares, producto de las donaciones de empresarios, rentistas y traficantes.
Es que nunca la vieron venir. Ni en sus peores pesadillas soñaron perder Lima, su otrora irreductible bastión. Mucho menos frente a una Alianza de Izquierdas, siempre satanizados o tildados de rojos, violentistas, retrógrados. La eterna candidata de los ricos y de los narcos ha tenido su más dolorosa derrota, pese a las  absurdas explicaciones de “expertos” para parecerla triunfadora, o perdedora por un estrecho margen: perder una elección donde llegó a tener 30 puntos de ventaja, faltando 3 meses, es una derrota inobjetable.
Como si Lima estuviera conectada por carretas o canoas, y en el sistema de cómputo se usaran las recordadas Intel 286, a veinte días de las elecciones aún el JNE no puede llegar a un resultado final. Distritos populosos como Comas, Puente Piedra e Independencia apenas rozan el 70% de actas hábiles, las demás están secuestradas bajo el título de observadas. Quizá a los dueños de la pelota les encantaría que esos distritos y sus gentes no existieran o no formaran parte de “su” Lima.

Así, obviando estos distritos, los dueños del poder y sus títeres han creado una ficticia situación de virtual empate técnico, esperanzados quizá en que la gente baje la guardia y anulen entre gallos y medianoches las casi 4 mil actas observadas y que quedan por deliberar. También esperan que la desazón cunda en los sectores de izquierda, armando campañas apoyados en cierta prensa sirviente y los Quinta Columna de siempre, aquellos que se dicen llamar progresistas pero hacen guiños a la derecha, critican a sectores de izquierda por no haberlos  invitado al baile, o simplemente querer torpemente quedar bien con otros candidatos para las futuras elecciones.

(Click en la tabla para ampliar)

Dicen los que saben de estadística y no marean con vectores, que un resultado electoral al 90% de avance es casi imposible que cambie. Pero también dicen que debe representar el universo de votantes. En esta tabla que adjunto se incluye una estimación del resultado final, incluyendo a los distritos olvidados por el JNE: en ella la actual ventaja de 16 mil votos sube a 40 mil, duplicando el porcentaje de ventaja. Si el conteo fuera uniforme, hace bastantes días tendríamos virtual alcaldesa.

Todo esto no es casualidad, ni culpa del poco presupuesto del Sistema Electoral. Esto ha sido el esperado colofón de una campaña electoral vomitiva por parte del gobierno y sus aliados, ante una derrota inevitable.

Los peruanos no somos ingenuos, ya no nos creemos viejos cuentos de un país que avanza,  con un presidente desquiciado que es el mal menor ante sindicalistas incendiarios. La mayoría quiere un cambio, estamos hartos de autoridades abusadoras y corruptas,  campesinos masacrados, empresarios que hacen de la plusvalía un arte, un Seguro Integral que no cubre  ni integra nada, de seguir vendiendo riquezas por espejos con brillo y coimas para los ministros.

No solo Lima ha hablado, la mayoría del país lo ha hecho también, ante el horror de quienes creían que todo estaba atado, y solo les quedaba imponer en las próximas elecciones presidenciales la disyuntiva de elegir entre la hija de un asesino y ladrón, o un oscuro político experto en endeudar instituciones y forrarse los bosillos hasta reventar.

>Milonga al amigo fiel

>


En mi largo andar y andar

un perro supe tener,
tan humano que a mi ver
solo le faltaba hablar. 
Rossi & Guaraní –Milonga al amigo fiel 

Parafraseando al querido Brecht, hay quienes dan lo que les sobra, a veces, y son buenos; otros dan lo que les falta, a veces, y son mejores. Pero hay unos pocos que dan lo que les falta a quienes más lo necesitan, todos los días: esos son los imprescindibles. Uno de ellos es Claudia Toledano.
Fotos gracias a Coco Estéves, @psicosour .

Claudia vive en una humilde morada limeña, con su familia humana y los que ella llama “sus angelitos”:  una veintena entre perros y gatos rescatados del abandono y el abuso. Hay desde cachorros rescatados de las orillas del río, hasta perros viejos que dieron una vida a cuidar y engreir a sus dueños, para ser abandonados a su suerte, como quién se deshace de un  harapo. 

El de la foto es un perro de aproximadamente ocho años, obediente y tranquilo, sale al parque y le gusta jugar con Claudia y sus hijos. Su dueño lo botó de la casa para comprarse un cachorro. Luego de varios intentos por regresar y ser echado sin misericordia, fue rescatado de la intemperie por una activista y llevado a la casa-refugio de Claudia, en un viaje de casi dos horas de distancia. Luego de unos meses de depresión, por fin superó la tristeza y se acostumbra de a pocos al calor de hogar. Claudia sabe que, por su edad es díficil que alguien lo quiera tener, por eso ella lo ha adoptado, velando para que tenga una mejor calidad de vida, con alimento de acuerdo a su condición de adulto mayor.
 
Así, Claudia los rescata y cuida en su hogar-refugio: los alimenta, sigue un tratamiento a los que llegan enfermos, cura sus heridas y quemaduras, físicas y del alma; porque estos animales tienen más sentimientos que los mal llamados seres humanos que los abandonaron y torturaron.
Claudia recibe periódicamente la visita solidaria de activistas pro-derecho de los animales, quienes le llevan comida, abrigo y medicinas. Otros  llegan a adoptar animales y les dan una nueva oportunidad para tener un hogar. Quien haya visto a Claudia con sus “angelitos” puede dar fe del afecto que ella les tiene, producto del vivir el día a día, con penas y alegrías, siempre con una gran energía e inmensas ganas de vivir que resulta conmovedor compartir esa experiencia al menos unas horas.
Claudia tiene un corazón de oro, pero necesita de ayuda para llevar a cabo su misión diaria. Su hogar-refugio requiere urgentemente de un cerco más seguro en el patio trasero, que evite que los animales se escapen y pierdan, corran el riesgo de ser atropellados o envenenados, pues allá afuera hay personas que no solo no ayuda, si no que pone en peligro la vida de seres indefensos. También es necesario un muro colindante con una casa contigua, cuya propietaria le molesta el amor que existe entre los animales y Claudia, llegando a amenazarlos y atentar contra sus vidas.

Hay una frase que dice: “Para que el mal triunfe, basta con que los hombres buenos no actúen”. No permitamos que el mal gane, que los animales sufran, que todo el esfuerzo diario de Claudia tenga sinsabores y dolores ante el accidente de uno de sus “angelitos”. Hágamos algo para que la labor de Claudia sea más segura, y ellos estén mas tranquilos. La realidad dice que la mayoría de animales se quedan a vivir con  ella y forman parte de su familia, de su hogar-refugio.
Toda ayuda es bienvenida, todo esfuerzo es valioso. Confío en que al menos una persona de los amigos que se dan el tiempo de pasar por este breve espacio se sumen a esta cadena solidaria; entonces estas letras  emocionadas no habrán sido en vano.

Para contactarse y colaborar con el hogar-refugio de animales abandonados de Claudia Toledano:
Correo electrónico claudiatoledano50@yahoo.com
Teléfono móvil 975045922
Otro número 5523193

Dirección AA.HH Los Rosales de Pro Mz S lt 20
Página Oficial de Claudia Toledano en Facebook. Aquí
El Domingo 17/10, visita al hogar-refugio de Claudia Toledano. Aquí.